Obra

 

Manuel Zapata Olivella
Vida y obra a disposición del mundo

 

Bajo el liderazgo de la Universidad del Valle, con el apoyo del Ministerio de Cultura de Colombia, la Universidad de Cartagena, la Universidad de Córdoba y la Universidad Tecnológica de Pereira, entidades aportantes a la presente edición, le presentamos a Colombia y al mundo el legado de Manuel Zapata Olivella —médico, antropólogo, folclorista, novelista, cuentista, dramaturgo, ensayista e investigador— nacido en 1920 en Santa Cruz de Lorica, Córdoba.

El Ministerio de Cultura de Colombia declaró el 2020 como el Año Manuel Zapata Olivella, en homenaje al centenario de su nacimiento. La señora ministra Carmen Vásquez Camacho, en el acto de lanzamiento en Cali, octubre de 2019, a través del canal Telepacífico, destacó el aporte de las obras e investigaciones de Zapata Olivella porque siempre tuvieron como protagonista la gran diversidad étnica y cultural de Colombia, y en especial, por el rescate y valoración del aporte africano a Colombia y a las naciones americanas como está poéticamente recreado en su saga dedicada a la diáspora africana, Changó, el gran putas.

El Año Manuel Zapata Olivella 2020 se propone divulgar y promocionar las obras en universidades, colegios, escuelas, bibliotecas, casas de la cultura, medios de comunicación, ferias del libro y redes sociales, como la mejor manera de honrar a uno de los intelectuales más destacados de nuestra historia, cada día más leído y estudiado en varios continentes. En Colombia, el concurso de las universidades, del Instituto Caro y Cuervo, de la Biblioteca Nacional, de la Biblioteca Luis Ángel Arango, la Red de Bibliotecas Públicas, las Ferias del Libro, los canales públicos de televisión, las secretarías de Cultura y Educación de departamentos y municipios, la Dirección de Poblaciones y la Dirección de Artes y Literatura del Ministerio de Cultura, ayudará a tornar realidad tan necesario y justo emprendimiento.

Las 27 obras ofrecidas, junto con un amplio material crítico, fotográfico, videos y documentales, estarán a disposición gratuita en la web Zapata Olivella, sitio que estará alojado en el Centro Virtual Isaacs (CVI) de Universidad del Valle, enlazado con el Ministerio de Cultura, la Universidad de Vanderbilt y otras entidades nacionales y extranjeras.

Esta labor ha sido posible gracias al apoyo de la Universidad del Valle, en cabeza del rector Edgar Varela Barrios, con recursos financieros y técnicos para el trabajo del Centro Virtual Isaacs y el grupo de investigación Narrativa Colombiana de la Escuela de Estudios Literarios. Con perspectiva interdisciplinaria, las investigaciones realizadas sobre la obra de Zapata Olivella en el Doctorado de Estudios Afrolatinoamericanos, así como los aportes de varios de sus seminarios, han sido fundamentales para este proyecto. Durante tres años se trabajó en la preparación editorial de cada libro y en la recopilación del acervo bibliográfico que estará a disposición en la web Zapata. Para apoyar a la divulgación de las obras y la vida del autor, se realizó la investigación para el documental Zapata el gran putas, una coproducción del Canal Telepacífico, el Ministerio de Cultura y la Universidad del Valle. Así mismo, la realización de la ópera Maafa, una adaptación de Changó, el gran putas, composición de Alberto Guzmán Naranjo y guión de Darío Henao Restrepo.

Jugaron un papel decisivo en esta empresa los colegas del Comité editorial: Alfonso Múnera Cavadía (Universidad de Cartagena), Luis Carlos Castillo Gómez (Universidad del Valle), Mauricio Burgos Altamiranda (Universidad de Córdoba) y César Valencia Solanilla (Universidad Tecnológica de Pereira); así como la directora del Instituto Caro y Cuervo, Carmen Millán de Benavides, Diana Patricia Restrepo, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia y el director de la revista Afro-Hispanic Review, William Luis. Esta empresa no hubiera llegado a feliz término sin los prologuistas, fotógrafos, articulistas y ensayistas que aportaron sus luces o sus escritos para el conjunto de este gran proyecto editorial.

Merecen infinito agradecimiento los herederos de Manuel: Harlem, su hija; Karib y Manuela, nietos, hijos de Edelma, ya fallecida, y Gustavo Gómez, su esposo, que con generosidad cedieron los derechos a la Universidad del Valle para la publicación de las obras que con gran satisfacción entregamos a los lectores de hoy y del mañana.

 

Santiago de Cali, junio 30 de 2020
Darío Henao Restrepo
Decano Facultad de Humanidades Universidad del Valle
Director Editorial

 

Publicada a mediados del siglo pasado, Tierra mojada es una novela vigente, refleja una realidad que se niega a desaparecer: el violento predominio sobre la tierra por parte de los terratenientes mediante el despojo, el desplazamiento, el asesinato. Aún los Jesús Espitia se pavonean por campos y ciudades y se aferran a sus feudos. La violencia desde actores diversos se recrudece y la sangre de líderes campesinos, populares y defensores de los derechos y de la restitución de tierras es derramada en campos, veredas y ciudades. La novela cobra actualidad para decirnos que si algo ha cambiado, parece que es para que todo siga igual.

Sobre Pasión Vagabunda el maestro Manuel Zapata Olivella confiesa: “No quería editar este libro. Todavía sospecho que no debí hacerlo. Puede ser un mal ejemplo. Cuando hice esta travesía eran otros tiempos. Ahora, si un joven decide hacer un recorrido semejante, corre el riesgo de no llegar a ninguna parte”. Sin embargo, este libro, cuadro a cuadro, es el relato de su “vagamundaje”, entre 1943 y 1947, por extensas y sufridas, y también modernas, regiones de Colombia, Centroamérica y México hasta la frontera con Estados Unidos, en su apasionada búsqueda de sí mismo.

Si algo impresiona en este libro es cómo el escritor busca, encuentra y comprende las raíces que lo unen a millones de seres como él; en otras palabras, cómo busca su identidad, su negredumbre, cómo va construyendo el descubrimiento de sí mismo. Manuel Zapata Olivella, desde diferentes sujetos y lugares, transparenta una radiografía, con trazos vigentes, de los padecimientos, las tristezas, pero también las alegrías de la población negra de Estados Unidos. Es una sentida y colorida pintura cuya actualidad sorprende.

En 1952, junto con Jorge Zalamea, Diego Montaña Cuéllar, Jorge Gaitán Durán, Alipio Jaramillo y otros destacados intelectuales colombianos, Manuel Zapata Olivella viajó a la República Popular China para participar en el Primer Congreso de la Paz de los Pueblos de Asia y del Pacífico en Pekín. En su recorrido por ciudades, aldeas y sitios emblemáticos del gigante asiático, auscultó vidas y sentires de sus pobladores. En el Congreso se relacionó con los poetas Pablo Neruda, chileno, y Nazim Hikmet, turco, y el novelista brasileño Jorge Amado. El deslumbramiento ante esta nueva sociedad que emergía, lo dejó consignado en su ameno estilo de cronista en China 6 a. m.

En Hotel de vagabunos, Zapata Olivella delinea los Estados Unidos de manera magistral al elaborar sus personajes, cada uno de ellos esculpido con rigor quirúrgico. Viviendo entre el ocio y la lucha por la sobrevivencia, los personajes de Manuel –a los que se les da tratamiento realista– retratan un cotidiano opresivo oscilando entre la bebida, las drogas, el juego, pequeños fraudes y el deseo de abandonar ese lugar y retornar a su sitio de origen.

Los pasos del indio está escrita en un claro lenguaje de soñador teatral, de poeta indio y afro y mestizo, que nos invita a ver, en el teatro de nuestra imaginación, la acción y la imagen de la escena descritas por las palabras del poeta. Y nos lleva a hacernos preguntas. Es un teatro de preguntas. Y de amor por nuestro ser mestizo.

Al maestro Manuel Zapata Olivella le encantaba el teatro, su afición se refleja no solo en las obras que recoge esta edición, sino también como espectador. Caronte liberado, editada en 1972 y nunca llevada a escena, es una obra política que refleja la encrucijada latinoamericana de los años 70 y de décadas anteriores, con el tema de las dictaduras como fenómeno político que afectó a nuestro continente. Es hora de que estas obras, que pasan nuevamente al papel y a la virtualidad, puedan inspirar a creadores para ser llevadas a escena, búsquedas del gran maestro Manuel Zapata Olivella para la cultura colombiana.

Avanzar por cada página de Calle 10 es habitar desde una singular perspectiva popular y callejera acontecimientos en torno del 9 de abril de 1948 en Bogotá y hacer un recorrido por la cruda realidad interminable de Colombia. Manuel Zapata Olivella reconstruye espacios que habitó y vivencias de su época de estudiante de medicina, y expone, en un hilo de historias entretejidas, la precariedad de “un mundo de miserias, de enfermedades, pobrezas, virus y parásitos”.

En los diez cuentos que agrupa este libro, publicado en 1961, la muerte y la libertad son una presencia central para uno o varios de los personajes; son los dos ejes temáticos que centran su estructura narrativa. Aspecto que también comparte El galeón sumergido (1962). Testimonian las preocupaciones sociales y reivindicadoras que fueron siempre un norte de la vida y de las obras de Manuel Zapata Olivella.

Publicada en 1963, esta novela nos presenta una historia ambientada en la década del 1950 en un barrio de Cartagena, levantado desde su suelo por empobrecidos pobladores negros, que sobreviven en un contexto de marginalidad y resistencia al desalojo y la exclusión. Nos muestra la realidad, aún contemporánea, de las barriadas pobres que habitan las periferias colombianas. Su lectura sigue siendo necesaria en un contexto económico, social y político que empobrece a comunidades afro, aborígenes y mestizas a lo largo y ancho del territorio.

Detrás del rostro es una ficción tejida a partir de la observación de la realidad, basándose en el propio testimonio del autor. Es sencilla y tremenda a la vez, se lee con facilidad y nos impresiona. Es una novela sobre la Violencia en Colombia que no insiste en el horror, ni en las atrocidades sucedidas; habla de los vivos, de los sobrevivientes. Zapata Olivella estaba en “mitad del camino de la vida” cuando la publicó. Faltaban 21 años para que diera a conocer su gran obra, Changó, el gran putas.

En esta novela el mundo de la religiosidad popular se mezcla con el mestizaje y el lenguaje es otro; la frase es corta y es larga, predominan la sencillez y la armonía. Manifiesta rasgos del boom latinoamericano: el rompimiento de la cronología, la multiplicidad de puntos de vista y la fragmentación, los elementos mágicos, lo cual evidencia que Manuel Zapata Olivella fue uno de los pioneros en asimilar los nuevos procedimientos narrativos y técnicos de la novela moderna para explorar, mediante una mirada que se despoja de su visión alienada, el alma de los colombianos. Destaca el minucioso conocimiento de costumbres, sentimientos, saberes y decires de la vida de los pobladores de la cuenca sinuana.

¿Quién dio el fusil a Oswald? (1967) es una obra de transición y ruptura con las formas narrativas tradicionales que estaban en boga en el país en los años cuarenta y cincuenta. En sus seis relatos contiene el espíritu de una literatura moderna, con su lenguaje, sus diálogos precisos y sus atmósferas claro-oscuras, en las que la violencia y la discriminación racial, que son el leitmotiv de su obra, le agregan a sus cuentos el aditivo emocional propio de la literatura negra y de suspenso.

El hombre colombiano es un estudio erudito del mestizaje violento, de la conformación multicultural y racial de la sociedad colombiana y de la resistencia de negros e indígenas a la colonización y esclavización. Postula como idea central que América Latina y Colombia son el resultado de la mezcla racial y cultural de tres “razas” o etnias: europea, indígena y africana. A través del mestizaje, estos tres troncos se fusionaron, se mezclaron y aportaron material y espiritualmente a la conformación de una nueva realidad social pluriétnica y multicultural, produciendo el crisol e hibridación de Colombia y de América Latina. Rescata la síntesis creadora de la fusión de culturas y el reconocimiento de la diversidad étnica y cultural como una potencia humana.

Publicada en 1983. Durante más de veinte años, Manuel Zapata Olivella investigó y escribió para lograr está epopeya novelada. Changó, el gran putas es un inmenso fresco que cubre quinientos años de la saga de millones de seres humanos, nativos o descendientes de África, que fueron aherrojados a la esclavitud en América. Es un dolido, digno y libertario poema que reconstruye sus sufrimientos, sus dolores, sus luchas, sus derrotas y sus triunfos y alegrías en el difícil recorrido, que aún no termina, por alcanzar a plenitud la libertad, la dignidad, la igualdad de derechos y el cabal reconocimiento de su condición humana. Abordemos con Changó esta nave, afirmada en lo más hondo del corazón americano.

El fusilamiento del Diablo constituye una pieza importante en ese mosaico bibliográfico que aborda, con enfoque afrodiaspórico, episodios de la historia del país. A partir de la aproximación del personaje histórico y el ficcional, el autor no solo refleja eventos nefastos y recurrentes en Colombia, sino que también celebra al personaje en cuanto ícono. Su perspectiva antropológica, además, tiene fuerte incidencia en el balance de la novela, los eventos que selecciona nutren la memoria histórica. El autor los explora como recurso estético, su ingenio narrativo los recompone y reescribe una historia capaz de superar las barreras del tiempo.

Las claves mágicas de América es un profundo ensayo en el que Manuel Zapata Olivella nos ofrece un panorama casi completo de la historia del afroamericano en su diáspora desde África hacia América, llegado, como nos lo relató en Changó, el gran putas, con sus dioses, su religiosidad y sus creatividades en la relación funesta con el europeo y el encuentro solidario con los indígenas. Por supuesto, nos advierte de que de esa relación resultaron mutaciones, adaptaciones e invenciones, para sobrevivir a una condición extrema de dominio esclavizante y exterminio indígena.

En este hermoso libro nada es improvisado, comenzando por su nombre: ¡Levántate, mulato! Hay aquí una invocación, un llamado a la vida, a continuar con ánimo resuelto en la dura brega de todos los días. En él, Manuel Zapata Olivella descubre su alma y recrea los episodios de su vida con la gracia que le provenía de su inconmovible fe en la bondad del ser humano y en el actuar de los seres más sencillos. Y cómo, al mismo tiempo que se identificó como mulato, consagró su vida, con devoción única, a luchar por la dignidad de los pueblos negros e indígenas. Con pasión singular narra la lucha por mostrarle a este país lo que ha negado siempre: la enorme riqueza de la sabiduría popular, negra, nativa, mestiza, mulata, desplegada en sus artes, en su lenguaje, en sus cosmovisiones y en sus artesanías y hábitos de vida.

En este bello libro, Las fábulas de Tamalameque, Manuel Zapata Olivella, con algunos personajes construidos desde la fauna regional y colombiana y propios de historias orales de la costa atlántica, y con otros de su invención, basados en la fauna nacional y mundial, crea un conjunto de treinta y un relatos breves, divertidos, amenos y sustanciosos, llenos de saberes, magia, sabor y humor litoral, e hilados en torno a la consecución de la paz entre las especies, diversas, distintas y aun opuestas en sus necesidades e intereses, incluido el Hombre. Por él transitan con sus acciones más de un centenar de especies animales y vegetales en un rico concierto de diversidad, de contradicciones, de concertación, de humor y sabiduría y de unidad de propósitos.

En Hemingway, el cazador de la muerte, Manuel Zapata Olivella resucita a Hemingway y construye una ilación de acontecimientos ficticios que preceden a su defunción. Lo presenta como protagonista de muchas de sus fantasías machistas y de su afición a la caza mayor antes de sufrir una muerte violenta por sus propias manos, transformado en cazador de sí mismo entre delirios, alucinaciones y confusiones

 

Para una mejor visualización de los libros de Manuel Zapata Olivella, descargue el PDF y escoge la opción de abrir con Adobe Reader. Este programa lo puede descargar desde este enlace